A la hora de buscar una vivienda en internet es bueno manejar múltiples opciones para lograr capturar aquella que brinde una buena relación de comodidad y precio, pero esto no debe ser razón para no ser precavido. Los estafadores se valen de cualquier estrategia para cometer sus crímenes, siendo la creación de falsos anuncios de alquileres una de sus armas más efectivas. Por esto, el empresario especialista en posicionamiento web,  Hugo Smith, ha aportado su experticia para crear una serie de sugerencias, como no confiar en todas las ofertas, ser precavidos, entre otras cosas, que nos mantenga protegidos de las trampas de estos malhechores.

Ofertas demasiado atractivas para ser ciertas

Uno de los elementos más importantes para reconocer una estratagema criminal de este tipo es aprender a analizar el tipo de mercado que se está revisando.

Si hay una oferta que resalta por encima del resto de una forma exagerada, ya sea porque llega por vías alternativas (correo electrónico no solicitado o mensaje personal de emisor desconocido) o por ciertas condiciones como un precio superior al promedio de lo que se puede ver en otras propiedades, debemos tener cautela ya que esta presenta todas las señales de un fraude electrónico, esto mismo sucede con los empleos ya que hay muchas ofertas de trabajo fraudentas por lo cual debemos ser cuidadosos de confiar en todo lo que nos encontramos en la web.

En el primer factor, hay una estrategia que se ha visto con frecuencia en la que los estafadores ofrecen un piso con ventajas y coste irresistible que puede ser adquirido con la única condición de que el interesado haga una transferencia monetaria para cancelar el cargo administrativo que se debe realizar para la solicitud al inquilino, además de otros montos como el depósito en garantía o al menos, el primer mes de alquiler.

A primera vista estas características pueden verse como parte de cualquier negociación inmobiliaria promedio pero a diferencia del resto de los anuncios legítimos, suele venir acompañada de detalles del tipo “los propietarios están de viaje pero ellos tienen como enviar las llaves”, lo cual da razones más que suficientes para sospechar que algo raro puede suceder.

La falta de precaución puede costar caro

Si te consigues una propiedad con estos rasgos y decides adquirirla ignorando cualquier indicio de potencial fraude electrónico, hay una alta probabilidad de que empieces a sentir las consecuencias de esta decisión en muy poco tiempo.

De acuerdo con el modus operandi que se conoce como el usado por estos granujas, justo después de realizada la transferencia por estas cuotas especiales, el contacto se desaparece, borrando y/o apagando todas las formas de contacto que había publicado dejando a la víctima desamparada, sin el dinero ni la propiedad ofrecida originalmente.

Para poder realizar semejante operación, el estafador se adueñó de manera ilegítima de un listado existente de alguna agencia inmobiliaria, le cambió los datos de contacto y con esto, ya tenía los elementos necesarios para empezar a ofrecer estas supuestas oportunidades irresistibles que terminan siendo una estratagema para aprovecharse de aquellos incautos que no tuvieron la precaución de corroborar la reputación o información del supuesto vendedor.

Cómo protegerse de estos embaucadores

A pesar de su habilidad para engañar a incautos, los estafadores no son infalibles y con un poco de inteligencia de nuestra parte o de la de cualquier comprador potencial,se puede evitar cualquier trampa que puedan usar.

Las medidas más importantes para no ser presa fácil en el área del alquiler de bienes raíces son:

  1. No aceptar la cancelación de ninguna cuota especial administrativa. En la mayoría de los casos, esta cuota no es requerida para sellar la transacción, por lo tanto, no te dejes embaucar con clausulas o pagos inexistentes.
  2. Acostumbre a visitar la propiedad a alquilar y siempre que pueda, hágalo acompañado. Una segunda opinión puede ser la clave para detectar con mucha mayor facilidad cualquier actividad o actitud sospechosa que pueda tener el arrendatario.
  3. Dude de cualquier propiedad que tenga a los dueños de viaje. A menos que tenga un medio para corroborar esta información, le recomendamos que no se fíe de ningún comprador que le ofrezca un inmueble sin que los propietarios estén presentes o sean participante activos en la operación.
  4. Corroboré que el piso no está publicado en un sitio web diferente (a donde usted lo encontró) con otro número de contacto. De ser posible, confirmar esto antes de realizar el primer contacto directo servirá para evitar tener que ser expuesto a las habilidades para vender por teléfono o email del embaucador.

Tomando esta serie de sencillas precauciones cortesía del especialista en SEO, Hugo Smith, podremos estar seguros de que el proceso de encontrar un nuevo hogar no será un proceso doloroso y traumático. En conclusión, la clave para mantenerse alejado de los fraudes a la hora de realizar de este o cualquier otro tipo en internet es la precaución. Mientras más precavidos y meticulosos seamos al analizar las ofertas y propuestas que recibamos, menores serán las posibilidades de ser víctima de una estafa.